Docente

En el año 2011 me acerco al yoga de la mano de mi novia buscando algo que pudiera mejorar mi calidad de vida, ya que al trabajar todo el tiempo con computadoras tenía muchos dolores y contracturas de espalda.

Comenzamos a practicar en “Sendas del sol” donde conocimos al profesor de Yoga Héctor Asabi. Conocí por primera vez el yoga. Por ser varón, tenía algunos prejuicios en cuanto a su práctica. Pero después de la primer clase sentí algo diferente en mi cuerpo lo que me condujo a seguir profundizando. Fue una experiencia en la que reconocí la libertad de mi cuerpo, una conciencia ampliada que trascendía el espacio y el tiempo cotidianos, brindándome un espacio personal de pura comunión con mi ser. Continúe mi práctica a lo largo de tres años.

En el año 2014 sentí que necesitaba algo más, y fue así como nuevamente buscando encontré la escuela Taitoku. Comencé en un mundo nuevo guiado por la profesora Adriana Paoletta, con quien sentí se abrían las puertas hacia un conocimiento total y global del yoga como nunca antes lo había conocido. Comencé una disciplina intensa, que me llevó poco a poco a interesarme en realizar el profesorado de Ashtanga yoga terapéutico y Medicina oriental, especializándome en shiatsu y moxibustión conducido por la Prof.Adriana Paoletta y la Dra. Alejandra Maratea.

Después de 2 años a finales del 2015 en la escuela Taitoku me recibí de profesor en ashtanga yoga terapéutico y medicina oriental.

Desde ese entonces brindo clases semanales y sesiones terapéuticas individuales de yoga, masaje shiatsu y moxibustión, brindando un método terapéutico para la salud de la columna y la integración cuerpo mente.